Saltar al contenido
Informacion y Articulos para todas las Razas de Perros y Cachorros.

Perro Alano

historia-del-perro-alano-espanol

El alano español es una raza de perro de tamaño medio, es una raza autóctona de España, de orígenes muy antiguos.

 


 

perro alano
La raza de perro alano es un animal autoctono de España.

 

Nombre Alternativo: Bulldog Español

País de Origen: España

Características y funciones: Moloso ligero de presa y corredor.

 


 

¿Para que es bueno un Perro Alano?

 

La funcionalidad tradicional es el manejo de ganado bovino bravo y semibravo, de tronco ibérico, en régimen extensivo, así como la caza mayor, como perro de diente para la sujeción de ciervos y jabalíes. Su aplicación moderna es de guarda y de defensa, así como para guarda de ganado frente a cualquier tipo de depredador.

 

bulldog español
Perro Bulldog Español

Historia de los perros Alanos

 

La existencia de alanos en España data de hace varios siglos, aunque no esta muy claro cual fue su origen. Algunos creen que esta raza de perro de moloso fue extendida por Europa por los alanos en el siglo IV y que fue llevada a la península Ibérica y al norte de África por los vándalos.

En el año de 1350 publica el rey Alfonso XI su “Libro de la Montería”, y en el siglo XV se publica el “Tratado de la Montería”, anónimo, en el cual se realiza una profunda descripción somática del perro. Cuando se hablaba del perro Alano todos sabían que se trataba de un presa corredor que para justificar su nombre debía reunir determinadas características: con cabeza fuerte, de proporciones longuilíneas, grupa alta y buenos huesos. También su carácter quedaba claramente definido por su función de perro de agarre; “no tomando por hambre ni por premio, sino por naturaleza derecha que le dio Dios” (hoy lo llamamos instinto de presa).

 

Perro Alano
Perro Alano un perro en el que puedes confiar plenamente.

De lo que no cabe duda es de que estas razas de  perros estaban muy extendidos, como lo prueba su aparición en pinturas, por ejemplo los alanos que plasma Velázquez en La cacería del hoyo, que se encuentra en la National Gallery de Londres, los de Goya en su Captura de un toro o los de un grabado del romántico francés Blanchard. Asimismo son nombrados por Cervantes y Lope de Vega.